Vehiculos Admitidos

ELÉCTRICOS

Así funciona: Se mueven únicamente con electricidad, que obtienen de la red mediante enchufe. Los tiempos de recarga van desde los 20 minutos, si el suministro procede de corriente trifásica, a cinco horas, aprox., si proviene de la red de 230 V. Actualmente, las baterías son de ión litio.

Ventajas: Son silenciosos y no contaminan por si mismos. Hacer 100 km. Cuesta 1,5 €. Algunos tienen las mismas prestaciones que un gasolina.

HIBRIDOS

Así funciona: Llevan dos motores, uno eléctrico y otro de combustión, generalmente de gasolina, aunque diversos fabricantes han apostado por la combinación diesel-eléctrico. Cada uno de ellos entra en funcionamientos de forma indistinta y automática, en función de las necesidades de la conducción.

Ventajas: No tienen las limitaciones de los coches eléctricos en cuanto a autonomía, ni necesitan puntos de recarga. Se recargan con la energía cinética procedente del frenado y de las recuperaciones.

HIBRIDOS ENCHUFABLES

Así funciona: Combina un motor de gasolina con otro eléctrico, pero con la particularidad de que éste último no solo se recarga con la energía cinética, sino que también puede hacerlo a través de la red eléctrica. En principio, el vehículo se mueve solo en modo eléctrico, salvo que se le haga un gran requerimiento de potencia.

Ventajas: Es capaz de circular alrededor de 50 km en modo solo eléctrico, es decir, más de lo que la mayoría de conductores recorre a diario. Combinando ambos motores, puede alcanzar autonomías cercanas a los 1000 km. Apenas emite 35 gramos de CO2 por kilómetro.

GAS LICUADO DEL PETROLEO

Así funciona: El coche tiene dos depósitos, uno de gas licuado de petróleo (GLP) y otro de gasolina. El conductor decide cual desea usar o “dejar” la decisión a la electrónica del coche, que, siempre que pueda, optará por el GLP debido a su bajo coste. El segundo tanque entra automáticamente en funcionamiento al agotarse el primero.

Ventajas: Son automóviles que consumen poco y los costes de mantenimiento son muy bajos.
En la mayoría de los casos, el conductor no es capaz de percibir cuándo está utilizando un combustible u otro. La presión de almacenamiento del gas en el depósito es de 6 bares.

VEHICULOS DE ENERGÍA FOSIL

Así funciona: Son válidos todos los coches de serie (gasolina o diesel) en conformidad con la normativa de emisiones Euro 6.
Tambien son validos para la copa de Asturias con emisiones iguales o inferiores a 120 gramos de C02 por kilómetro.
(Actualmente la gran mayoría de fabricantes disponen de modelos que cumplen éstos requisitos.)

Ventajas: La eficiencia de sus motores permite un gran ahorro en combustible y gran autonomía gracias a su bajo consumo, además en España están exentos del pago del impuesto de matriculación.